Nace “Arte y Ciudad, Revista de Investigación”

Arte y Ciudad

  

 

 A todos, desde el pensamiento o desde la percepción, y sobre todo desde el corazón, nos atañe la ciudad; no sólo lo que sucede en la ciudad, sino lo que la ciudad es. Desde esa perspectiva, que abarca a su vez la posibilidad de múltiples miradas, es desde la que surge la idea de esta nueva revista de investigación en el ámbito de las humanidades y las ciencias sociales que es Arte y Ciudad.

 

 

Partimos de un concepto de ciudad como complejo de relaciones sociales, económicas, demográficas, artístico-culturales y políticas que se desarrollan en un entorno urbano. Como punto de encuentro de ese denso y plural entramado, la ciudad es, al igual que el resultado de las distintas situaciones, concepciones y decisiones adoptadas desde los planteamientos políticos y económicos, producto y a su vez causa, de determinados comportamientos culturales de una sociedad que evoluciona en su desarrollo histórico.

 

 Así, la ciudad no sólo es un objeto de uso colectivo sino también el resultado de la convergencia de todas las técnicas artísticas que dan lugar a la formación de un ambiente “tanto más vital cuanto más rico en valores artísticos”, siguiendo la ya clásica afirmación de G.C. Argan en su concepción de la ciudad como obra de arte que busca la belleza precisamente a través de sus relaciones con lo artístico.Ya sea desde el arte, ya desde la ciudad, nuestro interés busca sobre todo la interacción de ambos conceptos más allá de una mera alianza o vinculación entre elementos sectorializados, esto es, una ligazón nodal y mutuamente actuante que fundamenta de forma esencial, en unas ocasiones de manera más sólida que en otras, el desarrollo de lo urbano, ya se trate del conjunto de la ciudad como objeto artístico –como elemento preciado y valioso–, ya de fragmentos de la ciudad entendidos como reductos refugio de la belleza, según el concepto que sobre la misma se tenga en cada momento histórico o en cada ámbito geográfico.

 

 Pero no únicamente de ellos, puesto que incluso cuando no ha habido una concepción estética en sus orígenes, la presencia o ausencia de voluntad artística por parte de quienes gestionan la ciudad, y también por parte de quienes la habitan, puede modificar, mejorándolo o destruyéndolo, su estatus.

 

 Las ciudades, todas, y desde luego la ciudad contemporánea, han sido desde su gestación referencia continua e inestimable para los artistas que han sabido leer en ellas las distintas concepciones de lo moderno, y se han dejado estimular por ella, hasta hacerla generadora de sus visiones, de sus anhelos, y también de sus rechazos. Los artistas que viven, perciben o sueñan la ciudad juegan pues un papel determinante. Su forma de entender lo urbano, y aún el mismo hecho de su presencia en un entorno concreto, así como la producción que ellos generan, tanto teórica como práctica, impulsa una energía que ayuda a configurar y dar fuerza al armazón con el que se construye la ciudad, a la vez que condiciona o determina aquello en lo que la misma llega, en su devenir, a convertirse.

 

Es desde esta mirada amplia al arte y a la ciudad, a sus relaciones, convergencias y divergencias en un mundo cada vez más urbanizado, desde la que se lanza esta revista que quiere ocupar un hueco que entendemos estaba todavía libre en el ámbito de la investigación interdisciplinar en humanidades y ciencias sociales. Evidentemente, prestaremos especial atención al mundo contemporáneo en toda su extensión, manifestaciones y enfoques metodológicos, desde la pintura al diseño gráfico, desde la fotografía al cine, desde el arte público a las redes sociales, desde la arquitectura al urbanismo…, pero dejando también abierta la puerta a cualquier período histórico en el que la ciudad, las ciudades, y sus manifestaciones artísticas han cumplido también papeles determinantes.La sensibilización sobre estos temas es tan importante en tanto que de ellos depende la ciudad en que vivimos y en la que quisiéramos vivir, gozar y disfrutar, en lugar de padecer.

 

Cuanto más y mejor conozcamos la ciudad en sus relaciones con el arte mejor capacitados estaremos para diseñar nuestro marco futuro de convivencia en calidad, excelencia y belleza. Dispongámonos, desde el conocimiento, a valorar la experiencia de la ciudad desde lo artístico, que en definitiva es como decir desde lo más profundamente humano.

 

Carlos Pérez Reyes

Pilar Aumente Rivas